Llevo cosiendo, pintando y haciéndome mis propios complementos desde siempre, pero no fue hasta cuando estudiaba en la Universidad cuando empecé a venderlos (hablamos de la época del Fotolog y yo utilizaba como nombre de marca “Exclusibroches”).

La cosa fue evolucionando a pulseras, pendientes, broches de madera y las “famosas” Kokitas, bajo el nombre de KOKI’O.

Años después introduje tocados y abrí una tienda física, donde también se vendían telas y lanas, y hacíamos talleres. Nacía La Violeta.

Mi taller está en Asturias, en una casita de madera que mi padre, con ayuda de mi madre, me construyó cuando tenía nueve años. Para mí es el lugar más especial del mundo.

En esta pequeña empresa trabajo yo sola, aunque siempre muy bien acompañada por mi perrita Edna. Me encargo de todo, desde el boceto hasta el envío. Esto incluye conseguir materias primas bonitas y especiales, dibujar, diseñar, crear, fotografiar, a veces posar (en estos casos cuento con ayuda, claro), editar, empaquetar, enviar, imagen de marca, redes sociales, contestar e-mails… Como es lo que más me gusta hacer pongo todas mis ganas y para mí cada pedido es muy especial.

Tengo un montón de aficiones y nunca me aburro, de hecho los días se me quedan cortos… Me encanta la naturaleza y adoro viajar, descubrir sitios nuevos.
Muchas gracias por visitar mi tienda, y espero que volváis pronto.

¡Saludos!

Andrea
Instagram: @lavioleta